Tres fallos judiciales han detenido la implementación de varias políticas migratorias de la administración del Presidente Donald Trump.

Las decisiones, emitidas recientemente por jueces federales, imponen un bloqueo temporal o permanente mientras continúa el litigio en las cortes.

En la primera decisión, la jueza federal de distrito Ketanji Brown Jackson bloqueó temporalmente la política del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) anunciada en julio del 2019 que ampliaría la ejecución de deportaciones rápidas para incluir a inmigrantes que estén ilegalmente en cualquier parte de los Estados Unidos y que han estado en el país por menos de dos años.

En la segunda decisión, el juez federal de distrito Andre Birotte Jr. emitió una orden judicial permanente que le prohíbe al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, siglas en inglés) depender únicamente de bases de datos para emitir órdenes de detención a personas arrestadas por autoridades estatales o locales en Estados Unidos. Según el fallo del juez, ICE tampoco podrá emitir órdenes de detención donde no exista un estatuto explícito que autorice arrestos de inmigración civil contra  detenidos.

Finalmente, la jueza federal Dolly M. Gee bloqueó permanentemente a DHS de implementar la política de no liberar a núcleos familiares con niños detenidos dentro los Estados Unidos para esperar sus juicios migratorios bajo la regla final Flores. Según DHS, el gobierno federal busca poner a fin a la práctica de “captura y liberación (catch and release, en inglés).

Significado de las decisiones

Por el momento, el gobierno federal no podrá implementar estas políticas migratorias. Sin embargo, los litigios seguirán en marcha y se espera que el gobierno federal apele las decisiones.

Todos los indocumentados en los Estados Unidos siguen corriendo peligro de ser detenidos por las autoridades migratorias y ser puestos en proceso de deportación.

Cada inmigrante indocumentado debe de ser evaluado por un abogado de inmigración con experiencia y licencia en los Estados Unidos para determinar sus opciones legales.

Cualquier persona que esté considerando inmigrar ilegalmente a los Estados Unidos, no debe intentarlo sin antes consultar con un abogado de inmigración. No todas las personas son elegibles para asilo u otros beneficios migratorios.

Antes de emprender el viaje deben ser evaluados para averiguar si tienen vías legales para entrar al país y así evitar perjudicar sus casos al entrar ilegalmente. He visto casos de personas que se apresuraron por inmigrar a Estados Unidos y lo hicieron de forma ilegal cuando tenían una vía legal para hacerlo, y debido a ello, perjudicaron su caso.

Si no tienen una opción legal, deben entender cuáles son las consecuencias si son capturados.