Esta semana en mi columna de La Opinión contesto la pregunta de un lector interesado en saber sobre el proceso de una petición familiar después de enviar una solicitud. Aquí respondo de forma general a sus dudas. Cada caso es distinto, por lo que deben consultar con un abogado para recibir asesoría legal personalizada.

Estoy casado con una ciudadana americana y vivimos en California. Mi esposa acaba de mandar una petición familiar para mí a inmigración. ¿Qué pasará ahora con mi solicitud? – Juan G.

Cuando la petición de tu esposa llegue al Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS), será revisada para determinar si cumple los requisitos, incluyendo que esté firmada por tu esposa y lleve el pago correspondiente.

Si los requisitos preliminares de la solicitud están en orden, el USCIS emitirá un recibo oficial que le enviará a tu esposa y al representante legal de ustedes si tienen uno.

La petición luego será asignada a un oficial del USCIS, que revisará cuidadosamente la solicitud para determinar si tu esposa llena los requisitos para pedirte. Por ejemplo, tu esposa tendrá que comprobar que efectivamente es ciudadana estadounidense, que están casados y que su matrimonio es de buena fe.

USCIS puede llamarlos a una entrevista y pedir más información antes de tomar una decisión, pero de hacerlo les dará un tiempo razonable para que envíen los documentos que les pidan.

USCIS luego emitirá una decisión oficial a favor o en contra de ustedes.

Si la solicitud es aprobada y el USCIS determina que eres elegible para solicitar la residencia permanente en los Estados Unidos, te recomendará que sometas una solicitud de ajuste de estatus para solicitar tu residencia permanente. Esta solicitud deberá ser enviada a la oficina del USCIS que tiene jurisdicción sobre el lugar donde vives.

Si el USCIS determina que no eres elegible para solicitar la residencia permanente en el país, enviarán tu caso al Centro Nacional de Visas para que sea procesado en el Consulado de los Estados Unidos en tu país de origen.

Independientemente de donde solicites la residencia permanente -en los Estados Unidos o en el exterior- siempre tendrás que demostrar que eres elegible para este beneficio, incluyendo probar que tienes buena conducta moral y que no serás una carga pública para el país.

Es de suma importancia asesorarse por un abogado de inmigración durante este proceso, especialmente si tienes que viajar fuera del país para obtener tu residencia permanente.