Una caravana de inmigrantes que salió de Honduras el miércoles 15 de enero llegó a Guatemala. Pero según informes, la policía de ese país, acompañada de agentes del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés), ayer detuvo y subió a autobuses a aproximadamente 300 migrantes, enviándolos de regreso a la frontera con Honduras.

Para quienes lograron evadir las autoridades guatemaltecas, fuerzas de seguridad en México dicen estar preparadas para detener el flujo hacia Estados Unidos.

Es muy probable que estos nuevos esfuerzos de caravanas de migrantes por llegar a Estados Unidos haya hecho que varios gobiernos centroamericanos emitan mensajes de advertencia a sus ciudadanos de no emprender el viaje de esta manera debido a los numerosos peligros.

El gobierno de El Salvador ayer emitió un aviso instando a sus connacionales a “no dejarse engañar por personas inescrupulosas que incitan a viajar en grupo, de manera irregular”.

También enfatizó que “el Gobierno del Presidente Nayib Bukele, así como las altas autoridades de México, Guatemala y Estados Unidos han indicado que no se tolerarán abusos a las legislaciones migratorias; por tanto, se aplicarán los normativos de ley de manera estricta”. O sea, que todos estos países harán cumplir las leyes migratorias de sus países respectivos.

El éxodo de inmigrantes centroamericanos que buscan seguridad y una vida mejor que se han unido a caravanas rumbo a Estados Unidos comenzó aproximadamente en el 2018, pensando que al viajar en grupo tienen mayor seguridad y posibilidades de llegar a su destino con la esperanza de solicitar beneficios migratorios, incluyendo asilo. Pero este método no ofrece ninguna garantía ni de llegar a salvo a Estados Unidos, ni que puedan calificar para algún beneficio migratorio.

Si necesitan viajar, hagánlo de forma legal. Hay veces que existen vías para emigrar que podría evitar una tragedia. Antes de lanzarse a un viaje tan peligroso, consulten con un abogado de leyes de inmigración de Estados Unidos para ver si son elegibles para algún beneficio migratorio.

También, asegúrense de obtener orientación sobre las leyes de cada país por el cual van a entrar en el transcurso del viaje para entender sus derechos, responsabilidades y opciones migratorias.

Cuando acuda a un abogado, confirme que tenga licencia y experiencia para asesorarlos. Cuídense de falsos abogados.

En Estados Unidos, solo abogados con licencia o representantes acreditados por el Departamento de Justicia pueden asesorarlos sobre leyes de inmigración del país. Abogados extranjeros sin licencia, notarios, consultores de inmigración, llena papeles, multiservicios o coyotes no pueden proveerles asesoría legal migratoria de Estados Unidos.

Aquí pueden ver el comunicado: