Gilberto Jordán, de 64 años, un exmilitar guatemalteco buscado por participar en la masacre de Dos Erres en 1982, en la que asesinaron brutalmente a más de 200 personas, hoy, martes 3 de marzo del 2020, fue deportado de los Estados Unidos y escoltado por oficiales de las Operaciones de Detención y Retiro (ERO) del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) de regreso a Guatemala.

A su llegada, Jordán, que tenía orden de captura en Guatemala desde abril del 2000 por los delitos de asesinato y delitos contra los deberes de la humanidad, fue entregado a las autoridades policiales guatemaltecas y detenido de inmediato.

Autoridades guatemaltecas alegan que Jordán fue uno de 20 miembros de una unidad élite del ejército guatemalteco llamada Kaibiles que asesinó a más de 200 hombres, mujeres y niños desarmados en la aldea de Las Dos Erres del 6 al 8 de diciembre de 1982, durante el régimen del general Efraín Ríos Montt.

Los Kaibiles habían ido a la aldea remota en el norte del país en busca de insurgentes de izquierda supuestamente responsables de la emboscada de un convoy del ejército que resultó en el robo de rifles militares. Al llegar a la aldea, los Kaibiles, en busca de las armas, interrogaron a los residentes. Luego, los soldados asesinaron a los habitantes del lugar, comenzando con los niños.

Las víctimas fueron golpeadas brutalmente con mazos y sus cuerpos arrojados al pozo de la aldea. Otras víctimas fueron estranguladas y muchas de las niñas y mujeres locales fueron violadas durante dos días de matanzas salvajes.

Jordán mintió para obtener ciudadanía

Según ICE, documentos de la corte muestran que cuando Jordan solicitó convertirse en ciudadano estadounidense en septiembre de 1996, mintió en su declaración sobre si alguna vez había prestado servicio militar o cometido algún delito por el que no había sido arrestado.

En julio de 1999, cuando le hicieron la entrevista para la naturalización, Jordán mintió bajo juramento que las respuestas que había dado anteriormente en su solicitud eran verdaderas y correctas. Jordán juró como ciudadano estadounidense el 25 de agosto de 1999.

Arresto y proceso judicial de Jordán en Estados Unidos

En mayo de 2010, autoridades estadounidenses arrestaron a Jordán por no revelar en su solicitud de naturalización su servicio militar anterior y su presunta participación en los asesinatos.

La Sección de Derechos Humanos y Procesamientos Especiales del Departamento de Justicia procesó el caso. En julio de 2010, Jordan se declaró culpable y admitió que fue un Kaibil en el ejército guatemalteco que participó en la masacre de Dos Erres.

Jordán también admitió que la primera persona que mató en Las Dos Erres fue un bebé, a quien asesinó arrojándolo al pozo del pueblo.

Fue sentenciado en septiembre de 2010 y cumplió una condena de 10 años en una prisión federal. También le revocaron su ciudadanía por fraude migratorio.

La investigación de este caso apareció en el documental “Finding Oscar”, (Encontrando a Óscar) sobre la historia de Óscar Alfredo Ramírez, un niño que sobrevivió la masacre, y había sido secuestrado y criado por uno de los soldados que asesinaron a toda su familia. El documental fue producido por Steven Spielberg y Frank Marshall.

ICE deportó a otros participantes de la masacre de Dos Erres

Antes de Jordán, ICE deportó a otros participantes de la masacre Dos Erres para enfrentar cargos de crímenes de guerra en Guatemala:

Pedro Pimentel Ríos, fue deportado en julio de 2011. El 12 de marzo de 2012 fue encontrado culpable por su papel en la masacre y condenado a 6.060 años de prisión.

Santos López Alonzo, fue deportado a Guatemala el 10 de agosto de 2016. Fue condenado el 22 de noviembre de 2018 a 5.160 años de prisión por rol en el brutal asesinato de los campesinos.

Jorge Sosa, participo en la masacre y será deportado después de servir una sentencia de 10 años en una cárcel federal de los Estados Unidos por hacer declaraciones falsas en trámites migratorios y por adquirir ilegalmente la ciudadanía estadounidense por medio de naturalización.

Actualmente, el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos tiene más de 180 investigaciones activas relativas a personas que presuntamente han violado los derechos humanos. También está rastreando más de 1.625 posibles casos de presuntos violadores de derechos humanos provenientes de 95 países diferentes.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos también ha aumentado sus esfuerzos de hacer cumplir la ley de inmigración creando la Sección de Desnaturalización que se encargará en quitarle la ciudadanía estadounidense aquellos que la han obtenido con fraude.

Lástimosamente, en la comunidad inmigrante existe un pequeño grupo de malas manzanas. El gobierno federal seguirá enfocandose en identificar y deportar a los miles de extranjeros que han cometido crimenes que los hacen deportables del país, incluyendo criminales de guerra, violadores de derechos humanos, terroristas, asesinos, secuestradores, delicuentes sexuales y traficantes de drogas.