La Corte de Apelaciones del Noveno Circuito hoy dictaminó que la ley de inmigración federal da prioridad a los hijos de residentes legales que se hicieron adultos mientras esperaban años para una visa.

Este fallo no es final, pero de ratificarse, podría cambiar la situación para miles de hijos de residentes legales.

Durante años, la ley de inmigración estipulaba que hijos menores de edad de inmigrantes que solicitaban la residencia estarían excluidos de la fecha de prioridad de la visa de sus padres si cumplían los 21 años mientras esperaban la resolución del proceso.

Como los Estados Unidos emite un número limitado de visas de inmigrantes patrocinados por familiares cada año y debido a las serias demoras en el procesamiento de los casos, a veces los niños incluidos dentro la solicitud cumplían sus 21 años durante la espera.

Básicamente, a los 21 años los hijos tenían que iniciar una nueva solicitud. Al hacerlo, obtenían fechas de prioridad para visas mucho más tardías a las de sus padres.

Reconociendo el problema de los atrasos en el procesamiento de peticiones familiares, en el 2002 el Congreso aprobó el Acta de Protección de Estatus de Menores (CSPA, siglas en inglés).  Una sección de esa ley permite que algunos solicitantes que hayan cumplido 21 años durante el proceso de la petición familiar puedan conservar la fecha de prioridad original emitida tras la recepción de la petición original. Esto significaría que los hijos mantendrían la misma prioridad de sus padres para obtener la visa.

Sin embargo, cuando el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de EEUU (USCIS)  y la Junta de Apelaciones de Inmigración rechazaron esta cláusula como justificativo para permitir que jóvenes mayores de 21 años mantuvieran la fecha de prioridad de sus padres, un grupo inició una demanda colectiva en contra de las agencias del gobierno.

Tras analizar el caso, el tribunal del Noveno Circuito, basado en San Francisco, hoy determinó que la clásula del Acta de Protección de Estatus de Menores efectivamente autoriza la conversión automática y retención de la fecha de prioridad para los hijos de beneficiarios de visas que hayan cumplido 21 años durante el período de espera.

La importancia de este fallo es que sentará precedente para otras demandas y para autorizar la retención de fechas de prioridad para los hijos de inmigrantes incluidos en peticiones familiares, sin importar que cumplan 21 años durante la espera de la visa.

Pero lamentablemente, por el momento, esta decisión solo es válida para los estados que están dentro de la jurisdicción del Noveno Circuito.  Estos son: Alaska, Arizona, California, Hawaii, Idaho, Montana, Nevada, Oregon y Washington.

Existe la posibilidad que se apele la decisión de la Corte del Noveno Circuito, llevando el caso a la Suprema Corte de los EEUU.  De ser así, el fallo de la Suprema Corte del país se convertiría en ley federal para todo el país.