El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS) anunció hoy que ampliará la ejecución de deportaciones rápidas para incluir a inmigrantes que estén ilegalmente en cualquier parte de los Estados Unidos y que han estado en el país por menos de dos años.

A partir del 23 de julio del 2019, oficiales de inmigración tendrán la autoridad de iniciar deportaciones aceleradas (expedited removal, en inglés) de ciertos inmigrantes que no tengan documentos de entrada válidos, que han cometido fraude o tergiversan un hecho material para obtener la admisión al país, o que falsamente han dicho tener ciudadanía estadounidense.

Estas deportaciones rápidas se pueden realizar sin que los inmigrantes tengan una audiencia ante un juez de inmigración antes de ser enviados a sus países de origen.

Anteriormente, este mecanismo, establecido en 1996, se utilizaba para deportar de forma acelerada a inmigrantes capturados dentro de un radio de 100 millas aéreas de la frontera con México y que solo habían estado físicamente en los Estados Unidos de forma continua durante 14 días.

La notificación del cambio de política, titulada “Designación de extranjeros para la remoción expedita” (“Designating Aliens for Expedited Removal”) se publicará oficialmente en el Registro Federal el 23 de julio y entrará en vigencia el mismo día.

¿Cómo se aplicará e implementará la expansión?

Extranjeros que estén sujetos a una remoción acelerada y que expresen temor a ser perseguidos en el extranjero estarán sujetos a los procedimientos actuales para realizar pruebas de miedo creíbles. Sin embargo, el gobierno federal recientemente anunció cambios al proceso de solicitar asilo que pudiera afectar a personas que deseen solicitar esta clase de beneficio migratorio.

El DHS seguira permitiendo que los oficiales de inmigración puedan ejercer su discreción para permitir que los extranjeros afectados regresen voluntariamente, retiren las solicitudes de admisión o se sometan a un proceso completo de remoción ante un juez de inmigración.

Todo persona indocumentada en los Estados Unidos tendrá la responsibilidad de demostrar que han estado en el país durante al menos dos años. El DHS colocará a toda persona indocumetada en un proceso de deportación acelerada si no demuestran satisfactoriamente que han estado físicamente presentes en los Estados Unidos continuamente durante el período de dos años inmediatamente anterior a la fecha de ser detenidos.

Recomendaciones

Todo extranjero que desee viajar a los Estados Unidos debe consultar con un abogado de inmigración antes de emprender viaje para determinar sus opciones migratorias.

Personas indocumentadas en los Estados Unidos también deben buscar asesoria legal migratoria inmediatamente.

El abogado de inmigración que consulten debe tener licencia en los Estados Unidos y experiencia. Notarios, consultores de inmigración, llena papeles y multi-servicios no pueden darles consejos legales.

Guarden todo documento que demuestre que han vivido en los Estados Unidos por más de dos años y tengan un plan de acción por si son detenidos.

Ahorren para una defensa legal y no se metan en ningun problema criminal.