El gobierno de Estados Unidos hoy impuso nuevas restricciones en las peticiones de asilo para intentar frenar el número de solicitantes de que llegan a la frontera sur e ingresan o intentan ingresar de manera ilegal al país.

En un comunicado conjunto, el Departamento de Justicia y el Departamento de Seguridad Nacional anunciaron que solo aceptarán solicitudes de asilo de inmigrantes que hayan pedido el beneficio en al menos un tercer país en su ruta a Estados Unidos.

La nueva norma publicada en el Registro Federal entrará en vigencia el martes, 16 de julio del 2019.

Inmigrantes que no cumplan con la nueva regla, no serán elegibles para asilo.

La norma en cuestión tiene tres excepciones:

  1. Un extranjero que demuestre que solicitó protección contra la persecución o la tortura en al menos uno de los países a través de los cuales el extranjero transitó de camino a los Estados Unidos, y que en ese país el extranjero recibió un juicio final negándole la protección de asilo.
  2. Un extranjero que demuestre que ha sido víctima de una forma grave de tráfico humano.
  3. Un extranjero que haya transitado a los Estados Unidos a través de países que no hayan firmado tratados internacionales importantes que rigen la gestión de los refugiados, como la Convención de 1951 sobre el Estado de Refugiados, el Protocolo de 1967 o la Convención contra la Tortura.