El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS, siglas en inglés) hoy anunció que no realizará operativos, detenciones u otras tareas relacionadas con el cumplimiento de la ley de inmigración en las zonas afectadas por la Tormenta Tropical Barry, excepto en el caso de una amenaza grave a la seguridad pública.

El DHS afirmó que al igual que en otras situaciones de emergencia, dedicarán sus recursos para proveer asistencia en operativos socorristas y dar la ayuda necesaria a personas afectadas por la tormenta tropical en la Costa del Golfo, donde los estados de Louisiana y Texas están bajo estados de emergencia.