En mi columna Consulta Migratoria® de esta semana, contesto la pregunta de una lectora que teme que su novio residente permanente tenga problemas para reingresar a Estados Unidos.

Cada caso es distinto y las respuestas varían según el historial migratorio de cada persona.

Aquí respondo de forma general a sus dudas. Por favor consulten con un abogado de inmigración para recibir asesoría legal personalizada antes de comenzar cualquier trámite.

Esta es la columna:

Mi novio es residente permanente. Se ha declarado culpable de dos crímenes, incluyendo uno por violencia doméstica. Queremos viajar a México, pero tenemos miedo que cuando regresemos las autoridades migratorias de Estados Unidos no lo dejen entrar por los problemas que ha tenido. ¿Debería mi novio viajar a México? –María P.

María, no recomiendo que tu novio viaje fuera de los Estados Unidos sin antes consultar con un abogado de inmigración que pueda revisar su historial y determine si sus crímenes pasados podrían tener consecuencias migratorias y le impidan reingresar al país.

Tu novio debe ir a la corte donde lo encontraron culpable y pedir un resumen (disposition, en inglés) de cada uno de los crímenes que cometió. Los documentos explicarán información importante, incluyendo cuándo y por qué arrestaron a tu novio, de que lo encontraron culpable y la condena que recibió por cada crimen.

El abogado de inmigración entrevistará a tu novio y revisará los documentos de la corte para determinar si su historial migratorio y criminal ponen su estatus de residente permanente en peligro. Tras analizar sus antecedentes, el abogado podrá decirle a tu novio si debería o no viajar fuera de los Estados Unidos. En ese análisis, el abogado también les informará si tu novio puede presentar una solicitud para obtener la ciudadanía de inmediato.

Ser ciudadano estadounidense te da muchos beneficios, incluyendo acceso a mejores empleos y protección de una posible deportación.

Por favor, no viajen fuera de Estados Unidos sin que tu novio consulte con un abogado de inmigración.