Un juez federal bloqueó temporalmente una orden del presidente Donald Trump que prohibió el asilo para inmigrantes que ingresan ilegalmente desde México.

Jon Tigar, juez federal de distrito en San Francisco, emitió la orden de restricción temporal el lunes, 19 de noviembre.

La orden entra en vigencia de inmediato en todo el país y dura hasta el 19 de diciembre de 2018. El juez programó una audiencia en esa fecha para considerar una orden judicial más duradera.

El juez Tigar emitió el fallo tras escuchar argumentos de grupos de derechos civiles que interpusieron una demanda luego que el presidente Trump firmara una proclama a principios de noviembre en respuesta a las caravanas de migrantes que estaban caminando hacia Estados Unidos con la intención de entrar al país.

En su proclama presidencial, Trump afirmó que “la continua migración masiva de extranjeros sin base para ingresar a los Estados Unidos… ha precipitado una crisis que debilita la integridad de nuestras fronteras” y debido a eso, tomó “medidas inmediatas para proteger el interés nacional y mantener la efectividad del sistema de asilo”.

En un documento de 37 páginas, el juez Tigar indicó que leyes aprobadas por Congreso establecen que inmigrantes pueden solicitar asilo independientemente de cómo ingresaron al país.

 

orden de juez Tigar

Parte del escrito del juez Tigar donde explica su razonamiento por emitir la orden de bloqueo.

 

“La norma que prohíbe el asilo para los inmigrantes que ingresan al país fuera de un puerto de entrada entra en conflicto irreconciliable con la INA [Ley de Inmigración y Nacionalidad] y la intención expresada por el Congreso. Cualquiera que sea el alcance de la autoridad del presidente, no puede volver a escribir las leyes de inmigración para imponer una condición que el Congreso ha prohibido expresamente”, escribió Tigar.

El juez también determinó que “los demandantes y los inmigrantes que representan sufrirán lesiones irreparables si la norma entra en vigencia mientras se espera la resolución de este caso. Los solicitantes de asilo correrán un mayor riesgo de violencia y otros daños en la frontera, y muchos serán privados de solicitudes de asilo meritorias. El gobierno no ofrece nada en apoyo de la nueva regla que supera la necesidad de evitar estos daños.”

En respuesta a la decisión del juez, el Departamento de Seguridad Nacional y el Departamento de Justicia de Estados Unidos aseguraron que seguirán defendiendo la autoridad del presidente para enfrentar la crisis en la frontera sur.