Un juez federal ordenó al Gobierno del presidente Donald Trump que inmediatamente suspenda la cancelación del programa de Estatus de Protección Temporal – conocido como TPS – para El Salvador, Nicaragua, Haití y Sudán.

El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS), había ordenado la eliminación del TPS para esos países, afectando a más de 300.000 personas – 263.282 salvadoreños, 5.349 nicaragüenses58.706 haitianos y 1.039 sudaneses – que podrían ser deportados del país si no encuentran una alternativa migratoria legal para la fecha de expiración pautada para sus respectivos países.

La decisión significa que por el momento, personas elegibles de estos países pueden renovar o inscribirse por primera vez de forma tardía en el TPS.

En un fallo de 43 páginas, el juez de distrito de los Estados Unidos Edward M. Chen, nombrado por el presidente Barack Obama, dictaminó que beneficiarios del TPS y sus hijos “indiscutiblemente sufrirán daños irreparables y grandes penurias” si son repatriados, mientras que el Gobierno no ha logrado demostrar algún daño real en permitir que permanezcan en el país bajo el actual estatus temporal que se les fue otorgado y bajo el cual han vivido durante décadas.

El bloqueo preliminar (preliminary injunction) del juez Chen es temporal, en respuesta a una demanda presentada contra el DHS por la Unión Americana de Libertades Civiles del sur de California y otros defensores de inmigrantes que busca impugnar la cancelación del TPS, argumentando violaciones a la constitución y leyes de los Estados Unidos.

En su decisión, el juez indicó que “los demandantes han demostrado sustancialmente los méritos de sus reclamos, tanto en los hechos como en la ley”, presentando evidencia que se “modificaron los criterios aplicados por las administraciones anteriores…sin ninguna explicación o justificación en violación de la Ley de Procedimiento Administrativo”.

El juez marcó una audiencia para el 26 de octubre del 2018 para determinar los próximos pasos a seguir en la demanda.

El TPS estaba previsto terminar para los cuatro países en este orden:

Sudán: 2 de noviembre del 2018
Nicaragua: 5 de enero del 2019
Haití: 22 de julio del 2019
El Salvador: 9 de septiembre del 2019

Bloqueo preliminar no cubre a hondureños

La decisión del juez Chen no bloquea la terminación del TPS para aproximadamente 86.000 hondureños el 5 de enero del 2020. Sin embargo, esto podría cambiar si llega a tener éxito una demanda en contra de la cancelación del TPS para hondureños, salvadoreños y haitianos presentada ante una corte federal en Massachusetts.

TPS no es vía a residencia permanente

El fallo del juez Chen es un bloqueo temporal. Hay que ver como concluye la demanda y si el caso se apela. Esto podría tomar tiempo, durante el cual podrían seguir haciéndose renovaciones o inscripciones iniciales tardías al TPS para personas elegibles.

El TPS es un programa temporal y no lleva a la residencia permanente. Esto solamente podría cambiar si el Congreso de los Estados Unidos modifica la ley.

Cuando el TPS termine, toda persona con TPS volverá a tener el estatus migratorio que tenía antes, como el de ser indocumentado. Si no tiene otra opción legal para quedarse en los Estados Unidos, usted será sujeto a ser removido del país.

Es de suma importancia que toda persona que esté inscrita en el TPS consulte con un abogado de inmigración para evaluar sus opciones para obtener una residencia permanente en los Estados Unidos.