El juez federal de distrito John D. Bates, quien a principios de este mes ordenó la restauración completa de DACA – la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia – dictaminó el viernes, 17 de agosto, que la administración de Trump debe continuar procesando renovaciones, pero no tiene que aceptar nuevas solicitudes de DACA o permiso de ingreso anticipado (advance parole, en inglés), mientras continúa el proceso de apelación del programa.

En su fallo del 3 de agosto ordenando la restauración completa de DACA, el juez Bates retrasó su implementación por 20 días – hasta el 23 de agosto – para darle al Gobierno la oportunidad de apelar.

Pero el juez en un nuevo fallo, suspendió su propia orden sobre la aceptación de nuevas solicitudes para evitar mayores complicaciones explicando su razonamiento de la siguiente manera:

“El Tribunal es consciente que la continuación de la suspensión en este caso privará temporalmente a ciertas personas elegibles de DACA, y a los demandantes en estos casos, de la reparación a la que el Tribunal ha llegado a la conclusión de que tienen derecho legal. Pero el Tribunal también es consciente de la significativa confusión e incertidumbre que actualmente rodea el estado del programa DACA, que ahora es objeto de litigios en múltiples tribunales federales y tribunales de apelaciones. Debido a que esa confusión solo se magnificaría si la orden del Tribunal con respecto a las solicitudes iniciales de DACA entraría en vigencia ahora y luego se revertiría en la apelación, el Tribunal otorgará una suspensión limitada de su orden y preservará el estatus quo pendiente de apelación, como sugieren los propios demandantes.”

El juez Bates es uno de los jueces federales que preside sobre una de cuatro demandas destinadas a mantener o eliminar DACA, el programa creado por orden ejecutiva del presidente Obama en el 2012 y cancelada por el presidente Trump el año pasado.

Jueces en Washington, D.C., California y Nueva York emitieron fallos ordenando al Gobierno que continúe procesando solicitudes de renovación de DACA. Pero todos los casos aún están pendientes en las cortes.

En mayo, Texas y otros siete estados presentaron una demanda que cuestiona la constitucionalidad de DACA, que ahora está ante el juez federal de distrito Andrew S. Hanen, el mismo que en el 2015 bloqueó la expansión de DACA y la implementación de DAPA – Acción Diferida para Responsabilidad de los Padres – cuyo objetivo era proteger temporalmente de la deportación a ciertos padres de ciudadanos o residentes permanentes de Estados Unidos.

Si el juez Hanen dictamina que DACA es inconstitucional, su decisión probablemente hará que el caso llegue ante la Corte Suprema de Estados Unidos.