Las autoridades están alertando a la comunidad inmigrante de nuevas estafas cuyo fin es explotar y abusar de los familiares de niños que recientemente entraron solos a Estados Unidos.

Los estafadores exigen dinero de los familiares de los niños, asegurando que ese dinero cubrirá los gastos administrativos y de viaje necesarios para que los niños se reúnan con sus familias.

La oficina del FBI en San Antonio descubrió dos fraudes similares en los que estafadores llamaban por teléfono a sus víctimas, aprovechándose de su desesperación por recuperar a los niños.

En uno de los esquemas de fraude, las personas decían que eran representantes de organizaciones de beneficencia o sin fines de lucro y que supuestamente estaban ayudando con el proceso administrativo y la reunificación de los niños con sus familias.

En otra instancia, los estafadores aparentemente falsificaron un número telefónico, haciendo parecer que era de una empresa legítima en San Antonio (se llama spoofing, en inglés) en un intento de dar credibilidad a su historia.

Los estafadores pedían pagos desde US$300 hasta varios miles de dólares. Al momento, se desconoce el número de víctimas y la cantidad de pérdidas monetarias.

Cualquier persona que tenga información acerca de estos fraudes deben llamar al FBI.

Qué hacer para evitar ser víctima de este tipo de fraude

Los estafadores se aprovechan de situaciones de crisis para tomar desprevenidas a sus víctimas. Antes de hacer algún pago o envío de dinero, se recomienda tener precaución, investigar más a fondo y seguir ciertas reglas generales como las siguientes:

  • No confíe en personas que se identifiquen como funcionarios y piden pagos de puerta a puerta, por teléfono, por correo, por correo electrónico o por redes sociales.
  • No confíe en personas que piden pagos por medio de giro bancario, o le pidan su número de cuenta de banco o tarjetas de crédito.
  • Verifique la legitimidad de agencias gubernamentales o asociaciones sin fines de lucro.
  • Llame al número telefónico oficial de la agencia gubernamental que está solicitando pagos para asegurarse de que la solicitud es legítima.
  • No responda a correos electrónicos dudosos y no haga clic en los enlaces dentro de los mismos. Si tiene duda de su veracidad, llame a la agencia que dice lo está contactando para confirmar que el mensaje sea legítimo.
  • Si le envían un correo electrónico dudoso pidiendo un pago e incluye un número de teléfono, no llame a ese número. Es preferible buscar el sitio web oficial de la agencia gubernamental y ahí verificar el número al cual llamar. La dirección de los sitios web de agencias del gobierno terminan en .gov,  como www.fbi.gov o www.uscis.gov.
  • Nunca de su información personal o financiera a cualquier persona que solicite pagos. Proveer esa información puede poner en peligro su identidad y hacerlo vulnerable a robo de identidad.