El juez del distrito federal John D. Bates ordenó a la administración del presidente Donald Trump reiniciar por completo DACA – el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia – que protege de la deportación a personas que llegaron a Estados Unidos antes de cumplir 16 años, dándoles autorización temporal para vivir y trabajar legalmente en el país si son elegibles.

El juez Bates emitió la orden ayer, 3 de agosto, en una opinión de 25 páginas, donde rechazó el argumento de la administración que la decisión de terminar con DACA seguía siendo válida.

Su orden reafirma su anterior fallo del 24 de abril, cuando determinó que se debía restaurar DACA, permitiendo que se continúen renovaciones de solicitudes de personas aprobadas anteriormente al programa. También dictaminó que se debían aceptar nuevas solicitudes, dándole la oportunidad a personas elegibles inscribirse por primera vez a DACA.

La decisión del juez, designado por el expresidente republicano George W. Bush, está detallada en un documento de 60 páginas, en el que asevera que el Gobierno suspendió DACA de manera “arbitraria y caprichosa” y “no explicó adecuadamente su conclusión de que el programa era ilegal”.

El juez Bates dio al Gobierno un plazo de 90 días para presentar argumentos válidos para terminar DACA, sino “la decisión de rescindir DACA se anulará”.

Respuesta del Departamento de Seguridad Nacional

El 22 de junio, la Secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, emitió un memorándum que se presentó ante la corte, en el que enfatiza que debido a que DACA fue implementado como un ejercicio discrecional de aplicación de la ley de inmigración, la administración del presidente Trump también tiene la discreción de finalizar el programa.

En su opinión de ayer, el juez Bates dijo que el memorándum de Nielsen “no ofrece nada que se acerque ni remotamente a una evaluación legal considerada que este tribunal podría someter a revisión judicial”.

En el proceso, el juez negó una moción del Departamento de Justicia de Estados Unidos para reconsiderar su decisión anterior, diciendo que aún existen deficiencias en la justificación de la administración para rescindir DACA.

Aún no puede implementarse la orden de reinicio de DACA

La restauración del programa no será inmediata. El juez dijo que la orden se retrasará 20 días – hasta el 23 de agosto – para darle al Gobierno la oportunidad de apelar su orden.

Si la decisión del juez Bates no enfrenta más obstáculos legales, podría entrar en vigencia a fines de este mes. De ser así, se restaurará DACA en su totalidad, y se tendrían que aceptar nuevas solicitudes de personas que cumplan con los requisitos de elegibilidad del programa.

Según las últimas estadísticas, más de 700,000 inmigrantes indocumentados están inscritos en el programa DACA. Ese número podría incrementarse si se inscriben por primera vez más personas que habían anteriormente quedado fuera por no cumplir requisitos de elegibilidad, como el de la edad mínima para presentar una solicitud.