El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS) y consulados de países vecinos a Estados Unidos advierten que han descubierto una nueva forma de estafa telefónica dirigida a inmigrantes.

Estafadores que se están haciendo pasar como oficiales del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (USICE), agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (USCBP), funcionarios consulares y administradores de refugios, están llamando a personas solicitando dinero para ayudar a sus familiares resolver algún asunto relacionado a casos de inmigración de sus familiares en los Estados Unidos.

Los estafadores exigen que se les envíe dinero electrónicamente a una cuenta particular para un servicio o consideración, o comprar billetes de viaje, y así evitar una acción adversa.

Las autoridades reafirman que el DHS y los consulados NO SOLICITAN dinero por teléfono y que los estafadores están tratando de aprovecharse de la vulnerabilidad de los inmigrantes y sus familiares, que están dispuestos a hacer lo que sea para ayudarlos.

Qué hacer si recibe una de estas llamadas:

  • negarse a transferir dinero
  • anotar el número y cualquier otro detalle sobre la llamada
  • informar inmediatamente a las autoridades y al consulado correspondiente para su investigación

El DHS recomienda que el público informe de actividades sospechosas al Centro de Operaciones del Valle del Río Grande al 800-863-9382, su nuevo número internacional al 001-880-863-9382, y a través del servicio de mensajería de WhatsApp al 1-956-295-0887.