Texas y otros seis estados hoy presentaron una demanda contra el Gobierno de los Estados Unidos por haber continuado con el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, siglas en inglés), pasada la fecha de expiración del 5 de marzo que había estipulado el presidente Donald Trump cuando ordenó cancelar el programa el año pasado.

El fiscal general de Texas, el republicano Ken Paxton, interpuso la demanda en el tribunal del distrito sur de Texas con el fin que esa corte declare que DACA es ilegal y prohíba que se siga renovando el programa de alivio migratorio, que actualmente protege a aproximadamente 690 mil inmigrantes que llegaron ilegalmente al país cuando tenían menos de 16 años.

Esta es la segunda vez que Paxton presenta una demanda colectiva para poner fin a DACA. La vez anterior fue en el 2014. En esa ocasión, la coalición de estados, liderados por Texas, logró que el juez del distrito federal del sur de Texas Andrew Hanen rechazara la expansión de DACA y la implementación de DAPA.

Eventualmente, ese caso llegó a la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos, pero los magistrados quedaron en un empate de 4 a 4, entrando en vigor la decisión de la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito.

Los otros estados que se unieron a la demanda son Alabama, Arkansas, Luisiana, Nebraska, Carolina del Sur y Virginia Occidental (West Virginia).

Desde que el ordenó la cancelación de DACA, se han presentado múltiples demandas para exigir que se continúe el programa.

Tres jueces – en diferentes estados – determinaron que la administración del Presidente Trump no tenía justificación legal para la abrupta cancelación de DACA.

En la decisión más reciente, el juez del distrito federal John D. Bates dictaminó que el argumento del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, siglas en inglés) para anular el programa fue “arbitrario y caprichoso” y dio al Gobierno 90 días para presentar una mejor justificación. De lo contrario, entraría en vigor su fallo ordenando no solo la continuación de reinscripciones de DACA, sino también inscripciones nuevas al programa.

Pero esta última demanda podría ser la que lleve el caso nuevamente a la Corte Suprema.

En la tarde de hoy ya asignaron el caso al juez federal Andrew Hanen, el mismo que falló en contra de la expansión de DACA y la implementación de DAPA.