Un juez federal de Nueva York dictaminó que DACA – el Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia – no puede llegar a su fin el 5 de marzo.

El juez Nicholas Garaufis determinó que el gobierno del presidente Donald Trump no presentó “argumentos jurídicamente adecuados” para cancelar DACA y que debe continuar el proceso de renovaciones para personas que ya están dentro del programa o cuya inscripción venció antes del 5 de septiembre del 2017.

El juez recalcó que el presidente Trump tiene la autoridad para poner fin a DACA, pero señaló que al hacerlo se basó en una creencia “errónea” de que el programa era inconstitucional.

“Como esa conclusión fue errónea, la decisión de poner fin al programa DACA no puede mantenerse”, afirmó el juez en su decisión, emitida ayer, 13 de febrero.

En su dictamen, delineado en un documento de 55 páginas, el juez rechazó la extensión de DACA para nuevos solicitantes y aclaró que su orden no obliga al gobierno a aprobar ninguna solicitud particular para el DACA ni peticiones de renovación. Tampoco requiere que se emitan permisos de ingreso anticipado (advance parole, en inglés) a personas con DACA.

El fallo es similar al emitido en enero por el juez William Alsup, de la Corte Federal del Distrito Norte de California, quien temporalmente bloqueó la cancelación de DACA mientras se resuelven las demandas judiciales sobre el programa en las cortes.

El Departamento de Justicia, que está apelando la decisión del juez Alsup, recurrió directamente a la Corte Suprema para que revise el caso. Es muy probable que haga lo mismo con la decisión del juez Garaufis.