Lo que tanto se temía ocurrió. El gobierno de Estados Unidos cancelará el programa de Estatus de Protección Temporal (TPS) para El Salvador.

La decisión significa que aproximadamente 200.000 salvadoreños actualmente amparados por el TPS perderán el derecho de vivir y trabajar legalmente en los Estados Unidos y estarán expuestos a la deportación si no encuentran otra vía legal para permanecer en el país.

El anuncio se hizo hoy, marcando los 60 días antes de la expiración del programa para El Salvador. Esta es la fecha en que el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS, siglas en inglés) tenía que avisar si extendía o eliminaba el programa para dar tiempo a la preparación y reinscripción del programa para salvadoreños.

Actualmente, la expiración del TPS para salvadoreños está pautada para el 9 de marzo del 2018. Pero el gobierno otorgó un plazo de 18 meses – hasta el 9 de septiembre del 2019 – para que los salvadoreños tengan tiempo para realizar trámites para permanecer en Estados Unidos o preparar el regreso a su país si no califican para algún otro beneficio migratorio. Salvadoreños en el TPS tendrán que reinscribirse en el programa para tomar ventaja de la extensión de 18 meses.

Razón por la terminación del TPS para El Salvador

Hace 17 años que Estados Unidos otorgó el TPS para El Salvador, tras los terremotos de enero y febrero del 2001 que afectaron al país.

El DHS dice que realizó una evaluación extensa de la situación en El Salvador y determinó que ya no existen las condiciones relacionadas con esos desastres naturales que fueron la base de la designación para el TPS. También evaluó la habilidad del país de recibir a salvadoreños en el exterior y encontró que El Salvador ha podido repatriar efectivamente a más de 39,000 en los últimos dos años, por lo que podrá recibir a las personas cuyo TPS ha sido cancelado.

En un comunicado, el DHS indicó:

“Luego del terremoto del 2001, El Salvador recibió una cantidad significativa de ayuda internacional para sus esfuerzos de recuperación, incluyendo millones de dólares para la asistencia de emergencia y de largo plazo. Muchos proyectos de reconstrucción han sido completados. Las escuelas y hospitales dañados por los terremotos han sido reconstruidos y reparados, las casas han sido reconstruidas, y se ha proporcionado dinero para agua y saneamiento y para reparar carreteras y otras infraestructuras dañadas por el terremoto. La interrupción sustancial de las condiciones de vida causadas por el terremoto ya no existe.”

Según el DHS, al no existir más las condiciones que fueron la base para la designación del TPS debe, deben cumplir con la ley y terminarla.

Tal como lo indica el nombre del programa, es un beneficio temporal. Se anticipaba que algún día ese amparo llegaría a su fin. La administración del presidente Trump comenzó a eliminar y reducir el TPS para otros países el año pasado.

En noviembre del 2017, el DHS eliminó el TPS para Nicaragua y Haití y solo extendió el programa para Honduras por seis meses más, en vez de los 18 meses que se les había otorgado en años recientes.

Consulten con un abogado de inmigración lo más pronto posible para evaluar sus opciones legales para una residencia permanente.