Yehlen BrooksLa ex abogada de inmigración Yehlen “Mary” Dorothea Brooks, que había perdido su licencia para practicar leyes, se declaró culpable de 15 cargos de hurto mayor por defraudar a decenas de inmigrantes que pagaron miles de dólares por servicios que no brindó.

A cambio de su declaración de culpabilidad negociada, se espera que Brooks reciba una sentencia mixta (split sentence, en inglés) de cinco años, que podría incluir tiempo en la cárcel y un periodo de libertad condicional. También tendrá que pagar $321.709 en restitución a las víctimas, que podrían ser más de 100, y $50.000 a la Fundación de Asistencia Legal Rural de California (California Rural Legal Assistance Foundation, en inglés) y la Clínica de Inmigración de la Universidad de California en Davis por sus esfuerzos para ayudar a las víctimas.

Brooks, de 53 años, estuvo ejerciendo leyes en Stockton, California desde el 2003 al 2017. A pesar que perdió su licencia en el 2015, Brooks continuó operando ilegalmente, cobrándole a sus clientes entre $3.000 y $16.000 dólares para hacer trámites migratorios. Sin embargo, engañó a sus víctimas sobre el estado de sus casos y mintió que había enviado solicitudes y formularios al gobierno para su procesamiento mientras continuaba recolectando su dinero, afirman las autoridades.

Según la Oficina del Fiscal General del Estado de California, algunas víctimas que confiaron en ella le pagaron con “hasta el último dólar” que tenían y fueron detenidas y deportadas.

Si algún inmigrante cree haber sido defraudado por Brooks u otra persona, pueden llamar a la Unidad de Información Pública del estado al 800-952-5225 o presentar una queja electrónica aquí.