En mi columna Consulta Migratoria® de esta semana contesto la pregunta de un lector que desea obtener la residencia permanente por trabajo.

Cada caso es distinto y las respuestas varían según el historial migratorio de cada persona.

Aquí respondo de forma general a sus dudas. Por favor consulten con un abogado de inmigración para recibir asesoría legal personalizada antes de comenzar cualquier trámite.

Esta es la columna:

Soy de Honduras y llegué a los Estados Unidos con visa de turista en septiembre del 2015. Ya venció mi permiso de estadía como turista. Estoy trabajando y pago impuestos. Mi empleador valora mi formación universitaria y excelentes habilidades técnicas y quiere ayudarme a legalizarme en el país.

¿Hay manera de saber si puedo calificar a la residencia permanente por empleo antes de contratar a un abogado de inmigración? –Javier P.

Javier, la primera dificultad que veo con tu caso es que como permaneciste en los Estados Unidos sin autorización desde que venció tu visa en el 2015, haz acumulado más de un año de tiempo como indocumentado. Por lo general, el haber vivido ilegalmente más de 180 días en el país te impide obtener la residencia permanente en los Estados Unidos por medio de trabajo, al menos que estés cubierto por la ley 245(i).

Si tienes que viajar al exterior para reclamar tu residencia permanente, te estarías sujetando a la ley del castigo, que no te permite regresar a los Estados Unidos por 10 años, a no ser que puedas obtener un perdón provisional por presencia ilegal antes de viajar al exterior. Pero para conseguirlo, tienes que demostrar dificultades extremas para un padre o cónyuge ciudadano o residente permanente de Estados Unidos.

Entiendo que quieras saber si calificas para la residencia permanente por empleo, pero como has vivido ilegalmente en el país, debes ir a consultar con un abogado con licencia y experiencia para poder determinar si eres elegible para ese o cualquier otro beneficio. Durante esa consulta, el abogado te hará una serie de preguntas y analizará tu situación y si tu empleador te puede pedir. Una consulta no es una contratación, pero es una evaluación que te podrá guiar sobre tus opciones.

Por ejemplo, el abogado analizará si tu empleador cumple con todas las reglas para contratar a extranjeros, en base a salarios y beneficios, su información financiera, el número de empleados en la compañía y la clase de trabajo que quiere que desempeñes en los Estados Unidos. Además, revisará si tú llenas todos los requisitos y calificas para una petición laboral.

Debido a tu actual estatus migratorio, tienes que proceder con mucha cautela. Consulta con un abogado de inmigración para que determine tus opciones migratorias antes de comenzar cualquier trámite.