En mi columna Consulta Migratoria® de esta semana escribo sobre la terminación del programa DACA y como esto podría dar paso a una reforma migratoria integral en el futuro.

Esta es la columna:

En el transcurso del primer día en que se anunció la cancelación del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, siglas en ingles) hemos visto lágrimas, marchas de protesta y una multitud de reportajes con información, análisis, suposiciones, críticas del presidente Trump, el fiscal general Jeff Sessions, el presidente Obama, los republicanos, los demócratas, y legisladores de pasados Congresos por no aprobar una reforma migratoria integral.

El fin de DACA es triste, porque aproximadamente 800.000 indocumentados amparados por el programa creado por el presidente Obama mediante una acción ejecutiva, le dio esperanzas y una oportunidad de vivir y trabajar legalmente a estas personas que llegaron a los Estados Unidos antes de cumplir 16 años. Muchos de ellos ahora se sienten defraudados. Obtuvieron un estatus legal temporal y ya no lo tendrán.

Pero hay que recordar que la intención de este programa siempre fue una medida temporal hasta que el Congreso finalmente aprobara una reforma migratoria integral que pudiera no solamente legalizar la situación de los “dreamers” o “soñadores,” sino también de los aproximadamente 11 millones de inmigrantes indocumentados que han vivido en los Estados Unidos, muchos de ellos, la mayor parte de su vida.

Aunque para los beneficiarios de DACA es difícil aceptar el final del programa y todo lo que implica – perder el estatus legal temporal, permisos de trabajo, y en ciertos estados, sus licencias de conducir – hay que mantener el optimismo que la decisión de la administración Trump de cancelar DACA podría abrir camino hacia un cambio en las leyes de inmigración que eventualmente les otorgue a estas personas la residencia permanente. Además, es posible que el actual Congreso pudiera dejar de lado sus diferencias ideológicas y aprobar una reforma migratoria integral que beneficie a muchos más inmigrantes, incluyendo a los padres indocumentados de los beneficiarios de DACA.

Hace años que el sistema migratorio estadounidense no funciona correctamente y no responde adecuadamente a las necesidades económicas del país. Todos tenemos que seguir motivando al Congreso que actúe y presente un proyecto de reforma migratoria integral lo más pronto posible.

Mientras esperamos la acción del Congreso, todo inmigrante indocumentado debe guardar la calma y no hacer algo que ponga en peligro su estadía en los Estados Unidos.

Es muy importante que busquen asesoría legal con un abogado de inmigración que tenga licencia y experiencia para ayudarlos a entender mejor sus opciones y a solicitar beneficios migratorios a los cuales califiquen. Por favor no vayan a notarios, consultores de inmigración, llena papeles y multiservicios, porque no están autorizados para darles consejos legales.

Estados Unidos es un país construido por inmigrantes. Soy optimista que el Congreso hará lo correcto y pondrá fin a la incertidumbre de millones de inmigrantes indocumentados, que en su mayoría contribuyen positivamente al país.