En una decisión unánime, la Corte Suprema de Estado Unidos hoy autorizó la implementación parcial del veto migratorio del Presidente Trump, revocando órdenes judiciales de cortes inferiores que bloquearon el decreto ejecutivo.

El fallo, detallado en un escrito de 16 páginas, permite al Gobierno prohibir durante 90 días días el ingreso a inmigrantes de seis países mayormente musulmanes – Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen – que no tengan lazos familiares o vínculos probados con Estados Unidos. También permite la prohibición de 120 días para refugiados.

Pero la Corte enfatizó que extranjeros, incluyendo a refugiados, que tengan “una relación de buena fe con una persona o entidad en Estados Unidos” – como un familiar, una universidad o empleador – estarán exentos de las restricciones de ingreso al país.

Desde que el presidente Trump firmó el decreto titulado “La protección de la nación de la entrada de terroristas extranjeros en los Estados Unidos” (Protection of the Nation From Foreign Terrorist Entry Into the United States) a fines de enero, su gobierno asegura que la restricción es necesaria para permitir una revisión interna de los procedimientos de selección para solicitantes de visa de esos seis países y mantener a “terroristas islámicos radicales” fuera de Estados Unidos.

La orden ejecutiva del presidente Trump también permite que los Secretarios de Estado y de Seguridad Nacional de Estados Unidos puedan, caso por caso y si hay un interés nacional, emitir visas u otros beneficios de inmigración a los ciudadanos de países a los que se les están bloqueando visas y beneficios bajo la orden ejecutiva del presidente Trump.

Sin embargo, varios bloqueos judiciales en las cortes federales del Cuarto y Noveno Circuito impidieron la implementación del controversial decreto.

Los jueces escucharán los argumentos completos en el caso en octubre cuando regresen de su receso.