La tan esperada decisión de la Corte Suprema sobre el futuro de las acciones ejecutivas del Presidente Barack Obama se dio a conocer esta mañana y sucedió lo que se temía.

Lamentablemente, los 8 jueces no llegaron a un acuerdo, y el voto quedó en empate.

Esto significa que queda en pie la decisión de la Corte Federal de Apelaciones del Quinto Circuito de Nueva Orleans, que reafirmó el bloqueo de las medidas y por ahora no podrá implementarse DAPA – el programa de acción diferida para padres de ciudadanos y residentes permanentes de Estados Unidos, ni la expansión de DACA – la acción diferida para jóvenes llegados en la infancia.

Estos programas de acción diferida hubieran ofrecido a millones de personas un alivio de la deportación, ofreciéndoles un permiso temporal para vivir y trabajar en Estados Unidos.