Otro estafador de inmigrantes enfrenta el peso de la ley por cobrar miles de dólares por servicios legales que no brindaba. Aunque el hombre podría pasar muchos años en la cárcel, eso no disminuye el daño a las personas que engañó.

Por eso, dedico mi columna Consulta Migratoria® de esta semana a recalcar el peligro de acudir a notarios o consultores de inmigración para trámites legales.

Esta es la columna:

Edwin Zavala Jr., de 24 años, ingenió una estafa a larga distancia. El hombre, por medio de su negocio en Louisiana, le ofrecía servicios legales a inmigrantes indocumentados recluidos en centros de detención en Texas. Pero luego de recibir su paga, desaparecía, dejando a los inmigrantes detenidos sin su dinero y sin la asesoría legal prometida – hasta que las autoridades descubrieron la estafa y lo atraparon.

Tras ser alertados sobre el fraude, autoridades federales y del Estado de Texas iniciaron investigaciones y presentaron una demanda criminal y una demanda civil contra Zavala y su compañía, United Immigration Consulting LLC.

En la demanda criminal, autoridades federales acusaron a Zavala de cuatro cargos de fraude postal y cuatro cargos de fraude de transferencia electrónica.

La demanda detalla que desde aproximadamente noviembre del 2014 Zavala pidió dinero a clientes en varios estados, incluyendo a un residente en California que pagó $2.250 dólares, pero nunca realizó los servicios prometidos.

La semana pasada, Zavala se declaró culpable en una corte federal por fraude de transferencia electrónica que conlleva una sentencia máxima de 20 años en prisión y una multa de $250.000 dólares.

Según documentos oficiales, Zavala, que no es un abogado, recibió más de $42.000 dólares de 44 personas que necesitaban ayuda legal para sus procedimientos de deportación.

Cómo hacía la estafa

Según las autoridades, Zavala envió por correo numerosas cartas a inmigrantes indocumentadosen centros de detención en Texas anunciando en español los servicios de asesoría legal migratoria de su compañía.

Las cartas iban dirigidas a detenidos específicos y tenían en el sobre el nombre y número de registro de extranjero (alien number, en inglés) de las personas y les urgía que tomaran rápida acción.

Una vez que conseguía un cliente, Zavala le enviaba instrucciones sobre cómo enviar dinero a sus cuentas bancarias a través de Western Union o MoneyGram. Después de recibir el dinero, ya no se comunicaba más con el cliente.

Aún están investigando quién le dio la información privada de los detenidos a Zavala. Pero lo que queda muy claro es que este hombre, que desde el 2014 estaba haciendo la estafa, estaba aprovechándose de la vulnerabilidad y desesperación de los inmigrantes indocumentados en los centros de detención.

Cuál es el peligro de una estafa

Además de la pérdida de dinero, lo más importante en una situación como la que vivieron las víctimas de Zavala es qué pasará con su caso migratorio.

Esas personas que pagaron dinero para la defensa de una deportación vieron sus casos comprometidos con el engaño de Zavala. No tener un abogado de inmigración competente que los represente, aumenta la posibilidad de perder sus casos y ser deportados.

Cómo verificar credenciales

Recuerden, que solamente abogados o representantes acreditados por el gobierno federal pueden dar consejos legales a inmigrantes. Ningún notario, consultor de inmigración, multi-servicios o llena papeles puede realizar trámites legales ni representar a nadie en la corte de inmigración.

Para evitar ser victima de fraude, es de suma importancia que verifiquen las credenciales de personas que dicen ser abogados o representantes acreditados.

En caso de ser un abogado, pida ver su licencia vigente.  Escriba la información de la licencia y comuníquese con la oficina de admisión del colegio de abogados del estado donde el abogado tenga su licencia para comprobar que sea auténtica.

En caso de un representante acreditado, la persona debe trabajar para una organización que esté autorizada por la Junta de Apelaciones de Inmigración para ofrecer asesoramiento legal. Pídale que le muestre la orden de la junta que le permite ayudar a personas con solicitudes o peticiones de inmigración.  Escriba la información para comprobar su veracidad.