La Corte Suprema de Estados Unidos hoy escuchó argumentos orales en el caso de Estados Unidos v. Texas.

Los abogados del Departamento de Justicia de Estados Unidos y el Mexican American Legal Defense and Educational Fund (MALDEF) pidieron a los jueces que avalen la constitucionalidad de las acciones ejecutivas y autoricen la implementación del programa de Acción Diferida para Padres de Ciudadanos Estadounidenses y de Residentes Permanentes Legales (DAPA) y la expansión del Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), medidas de alivio migratorio propuestas por el Presidente en noviembre del 2014, que podrían beneficiar a millones de indocumentados.

También escucharon argumentos de la oposición, que aseguran que el Presidente se extralimitó en sus funciones y que las acciones ejecutivas que propuso en noviembre del 2014 no son constitucionales.

La implementación de DAPA y la ampliación de DACA propuestos por el Presidente fueron bloqueadas por un juez federal en Texas en febrero del 2015, luego que varios estados presentaran una demanda para detener su implementación.

Se espera que la Corte Suprema anuncie su decisión para junio.

Como en estos momentos solo hay ocho jueces, podría haber un empate. Si eso sucede, quedará reafirmada la decisión de la corte inferior, que en este caso es el fallo de la Corte Federal del Quinto Circuito de Apelaciones.