TPS son las siglas en inglés para el programa de Estatus de Protección Temporal. Tal como lo dice su nombre, es temporal. Y aunque el gobierno de los Estados Unidos ha autorizado la extensión del TPS a inmigrantes de varios países durante muchos años, no le garantiza la residencia permanente a la persona amparada por el programa.

Sin embargo, el TPS le compra tiempo a la persona que goza de este beneficio migratorio para encontrar otras vías para obtener una tarjeta verde (green card, en inglés), que lo autoriza vivir legalmente en el país de forma permanente.

Por eso, siempre recomiendo a toda persona que tiene TPS de consultar con un abogado para investigar cuáles son sus opciones.

En el siguiente segmento del show “Un Nuevo Día” de Telemundo precisamente respondo la pregunta de un televidente que quiere saber si tras 15 años con un TPS puede conseguir la residencia permanente. También, un indocumentado sin antecedentes criminales y que siempre ha pagado sus impuestos quiere saber si puede obtener un permiso tras 20 años viviendo en los Estados Unidos; y una ciudadana quiere saber si su esposo, que fue deportado y regresó ilegalmente al país, puede hacer su ajuste de estatus en los Estados Unidos.