A partir de hoy, 9 de septiembre del 2013, el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS) utilizará una nueva herramienta denominada Verificación de Identidad del Cliente (Customer Identity Verification, CIV, siglas en inglés) en sus oficinas.

El propósito es confirmar la identidad de la persona que está presentándose para una entrevista o beneficio inmigratorio y evitar el fraude migratorio, por medio del uso de huellas dactilares y fotografías.

El nuevo sistema es un filtro adicional y funcionará de la siguiente manera:

Una vez que un cliente llegue a una oficina del USCIS, pase por seguridad, y se lo llame a la ventanilla, se escaneará electrónicamente dos huellas dactilares y se le tomará una fotografía para verificar su identidad. El proceso tarda sólo unos minutos y sólo aplica a los clientes que ya tienen una entrevista o que necesitan recibir pruebas de un beneficio migratorio.

Personas que acuden a una oficina de USCIS para citas de InfoPass o para acompañar a un cliente no serán sometidos a este proceso. Después de que se verifique la identidad de la persona, podrá proceder a su entrevista o recibir su documento.

Actualmente, el USCIS requiere que los solicitantes y peticionarios que solicitan beneficios migratorios o de naturalización vayan a uno de los centros de apoyo de solicitudes (Application Support Centers, en inglés) para proporcionar sus datos biométricos.

El USCIS usa estos datos para determinar si una persona es elegible para los beneficios que solicitan. Este requisito no cambiará.  También tendrán que seguir presentando un documento de identidad emitido por el gobierno.

Al ir a una entrevista en una oficina del USCIS, agentes usarán la base de datos donde se están registradas las huellas dactilares y fotografías de un solicitante de beneficios migratorios y los compararán a las huellas y fotos tomadas en la oficina para comprobar que se trata de la misma persona.  Así esperan evitar el robo o fraude de identidad.