Se estima que 13,3 millones de residentes permanentes viven en los Estados Unidos desde del 1ro de enero del 2012, según un informe publicado por el Departamento de Seguridad Interna de los EE.UU (DHS).  El informe indica que la mayoría de estas personas obtuvieron su residencia permanente después del 2000 y que aproximadamente 8,8 millones de ellas son elegibles para naturalizarse.

El 25,1% de los residentes permanentes son nacidos en México. Le sigue el 4,8% de China, 4,4% de las Filipinas y 4,1% de India. De los otros países de Latinoamérica, el 3,7% proviene de la República Dominicana, 3,2% de Cuba, 2,5% de El Salvador, 1,8% de Colombia, 1,5% de Guatemala, y 1,1% del Perú.

La mayoría de estos nuevos residentes viven en California (25,6%), Nueva York (12,5%), Texas (9,9%), Florida (9,7%), Nueva Jersey (4,6%), Illinois (4,1%), Massachusetts (2,5%), Virginia (2,2%), Washington (2,1%), Arizona (1,9%), y el 25,1% restante en otros estados.

Casi 4 millones de residentes permanentes de origen latino son elegibles para la ciudadanía norteamericana.

Es importante que todo residente permanente que es elegible para la ciudadanía estadounidense la solicite lo más pronto posible.  La ciudadanía confiere muchos beneficios incluyendo poder emigrar a más de sus familiares, el derecho al voto y la posibilidad de encontrar mejores trabajos.

Si usted no se ha hecho ciudadano por falta de recursos, busque la ayuda de una organización sin fines de lucro que tenga abogados de inmigración o representantes acreditados por el gobierno federal para que le ayuden gratuitamente o a bajo costo.  Por favor visite a estos lugares solamente si usted está necesitado y no le quite el puesto a una persona simplemente porque no quiere pagar.