Un ex agente del Departamento de Policía de Nueva York engañó a un grupo de inmigrantes, prometiéndoles que les podía conseguir licencias de conducir válidas y ayudarlos con solicitudes de asilo y de detención de deportación (withholding of removal), estafándolos de casi $14.000 dólares.

Miguel A. Rodríguez, de 53 años, se declaró culpable de estafar a inmigrantes que buscaban licencias de conducir y asistencia de inmigración el martes 16 de julio en la Corte del Condado de Dutchess, en Nueva York.

Rodríguez admitió en la corte que entre octubre del 2010 y agosto del 2012, le cobró $300 a cada inmigrante para participar en una lotería estatal en la que podían “ganar” una licencia del estado de Nueva York.  Pero esa lotería no existía.

También confesó que cobró entre $500 a $1.000 para solicitudes de asilo y de detención de deportación, prometiendo falsamente que serían revisadas ​​por un abogado y presentadas ante las autoridades de inmigración correspondientes, sin siquiera determinar si las víctimas eran elegibles para los beneficios de inmigración. Rodríguez admitió que a raíz de su fraude, le quitó a las víctimas $13,862 dólares.

Rodríguez cometió el fraude mientras se desempeñaba como agente de policía y servía como un funcionario de enlace con la comunidad latina en el Village de Wappingers Falls.

Como parte de su plan fraudulento, Rodríguez visitaba iglesias y congregaciones religiosas, haciéndose pasar como una persona con gran compasión y conexiones oficiales que podía ayudarle a las personas que lo necesitaban, a obtener licencias de conducir y otros servicios. Pero en realidad, no tenía la autoridad para proporcionar documentos o servicios que ofrecía.

Bajo los términos de su acuerdo de culpabilidad, se espera que Rodríguez sea condenado a un año de prisión y se le ordene regresar el dinero a las víctimas estafadas.

La declaración de culpabilidad de  Rodríguez es la culminación de una investigación de Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE),  Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI), el Departamento de Policía de Wappingers Falls y el Departamento de Vehículos Motorizados del Estado de Nueva York.

Es muy importante tener en cuenta que ningún oficial de la policía o agente de inmigración tiene la autoridad de conseguirle papeles a nadie.  Hay un proceso legal que debe seguirse, que no se resuelve de la noche a la mañana.  Si una persona les dice que tiene una conexión interna para agilizar un proceso, esa persona está mintiendo y podría estar a punto de estafarlo.