Este domingo tuve la oportunidad de participar en un panel en el programa “Al Punto” de Univision para hablar sobre la reforma migratoria y contestar algunas preguntas.

Durante el transcurso del segmento, el Sr. Juan José Gutiérrez, que no es abogado con licencia o representante acreditado por el gobierno federal, dijo que personas no autorizadas por la ley pueden dar consejos legales a inmigrantes.  Además, dijo que todas la personas con ordenes de deportación podrán solicitar para el programa de legalización propuesto recientemente en el Senado de los Estados Unidos.

Sus comentarios me alarmaron y preocuparon mucho y yo insistí sobre la importancia de representación legal para realizar trámites inmigratorios.  Además, aclaré que no todas las personas con órdenes de deportación podrán solicitar para el programa de legalización del Senado si se llegará aprobar.  Así está estipulado en las páginas 70 al 76 del proyecto legal.

La ley de inmigración no requiere que un solicitante de beneficios migratorios sea representado por un abogado de inmigración.  Sin embargo, si la persona no puede representarse sola y necesita ayuda, el gobierno federal solamente autoriza a abogados con licencia, estudiantes de derecho que son supervisados por abogados, y representantes acreditados por la Junta de Apelaciones de Inmigración, para dar consejos legales y representarlos ante al Servicio de Ciudadania e Inmigracion de los Estados Unidos (USCIS) y la corte de inmigración.

Estos requisitos están delineados en las siguientes páginas web del USCIS: http://tinyurl.com/3vrduou y http://tinyurl.com/c6wtpsb.

La ley de inmigración es complicada y solicitar un beneficio migratorio no es solo cuestión de llenar un formulario. Antes de comenzar cualquier trámite migratorio, hay que hacer un análisis legal para determinar si la persona es elegible para el beneficio que piensa solicitar.

Cada caso es distinto y aquí entran en juego muchos factores dentro del historial de la persona.  Por ejemplo, ¿la persona entró legalmente al país? ¿Entró con visa, pero quedó indocumentada? ¿Salió fuera de los Estados Unidos y regresó al país después de haber quedado indocumentado? ¿Tiene algún récord criminal?  Estas son solo algunas de las preguntas, cuyas respuestas podrían cambiar el resultado de una solicitud para beneficios migratorios.

Tenga mucho cuidado con cualquier persona que le garantice conseguirle sus papeles.  Es imposible garantizar un resultado cuando se hace un trámite migratorio porque el gobierno federal es el que decide si un caso migratorio es aprobado o negado.  Puede leer otros consejos de como evitar ser víctima de fraude haciendo clic aquí.

Si la información en una solicitud es verdadera, o sea, si el solicitante no ha mentido, y si cumple con los requisitos pautados por la ley, el inmigrante debería ser aprobado por el beneficio que solicita.

Si la persona es de escasos recursos y no puede pagar a un abogado privado, debe ir a una organización sin fines de lucro que tiene abogados o representantes legales acreditados por el gobierno federal para recibir ayuda.

Es una pena poner en riesgo su futuro legal en este país por no acudir a profesionales legales.  Muchas personas optan por acudir a notarios, consultores de inmigración, llena papeles y multi-servicios porque piensan que les cobrarán menos.  Eso es un gran error.

Primero, si un notario, consultor de inmigración o llena papeles le da consejos legales, está rompiendo la ley.  Es ilegal que den consejos.  Segundo, conozco muchos casos de clientes que han venido a mi, después de haber perdido miles de dólares con un notario, consultor de inmigración o llena papeles, sin obtener resultados o lo que es peor, cuyo caso fue perjudicado porque presentaron formularios equivocados al USCIS o la corte de inmigración.

Aquí pueden ver el segmento que salió en “Al Punto”, que dura casi 14 minutos: