El Presidente Obama está preparando un plan de contingencia en caso que el Congreso de los Estados Unidos no logre presentar un proyecto de ley que impulse una reforma migratoria.

El diario USA Today reveló la existencia de un “borrador” de un propuesta presidencial que crearía una nueva visa “Inmigrante con Perspectiva Legal” (Lawful Prospective Immigrant) que permitiría a inmigrantes indocumentados convertirse en residentes legales permanentes en un plazo de 8 años.

El “plan B” de Obama también propone más recursos para la seguridad fronteriza y exige que empresas verifiquen el estatus legal de sus nuevos empleados a través del sistema federal E-Verify dentro de un período de 4 años.

Según el anteproyecto de la Casa Blanca, para calificar para una visa “Inmigrante con Perspectiva Legal” los inmigrantes indocumentados que la soliciten tendrán que cumplir con una serie de rigurosos requisitos, incluyendo el pago de impuestos retroactivos.  Si son aprobados, podrían presentar solicitudes para sus cónyuges o hijos que vivan fuera del país.

El programa descalificaría a inmigrantes indocumentados con ciertos antecedentes criminales y que hayan cumplido condenas en la cárcel.

Quienes califiquen recibirán una tarjeta de identificación que demuestre su estatus legal en el país.

Para combatir el fraude, el proyecto propone crear una nueva tarjeta de Seguridad Social.

El anteproyecto de la Casa Blanca fue diseminado entre varias agencias del gobierno y eventualmente cayó en manos de la prensa, causando revuelo entre legisladores republicanos.

Es importante señalar que solamente miembros del Congreso pueden presentar un proyecto de ley.  El Presidente Obama tendrá que convencer a miembros del Senado y la Camara de Representantes que presenten su propuesta de reforma migratoria ante el Congreso.