El gobierno de los Estados Unidos gastó más dinero en vigilancia y control de inmigración en el año fiscal 2012 que en todas las otras agencias policiales federales combinadas.

Según un informe publicado hoy por el Instituto de Política Migratoria, (Migration Policy Institute) el gasto de $18,000 millones de dólares fue destinado a las dos principales agencias del gobierno dedicadas al control migratorio – a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los EE.UU. (Customs and Border Protection, CBP) y al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), y al programa US-VISIT, que registra las huellas digitales y fotografías de viajeros internacionales en los puertos de entrada de los EE.UU.

En comparación, el gobierno gastó un total de $14,4 mil millones en el año fiscal 2012 para el FBI, la Administración de Control de Drogas (DEA), el Servicio Secreto, el Servicio de Alguaciles de EE.UU. (U.S. Marshalls) y la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos – (ATF).

El reporte también señaló que desde 1990, se han deportado a más de 4 millones de indocumentados, con un aumento significativo en los últimos años.

Según cifras proporcionadas por ICE en diciembre, el gobierno deportó un récord de 409.849 indocumentados.  El año anterior deportó 391,953.