Esta semana en mi columna de La Opinión contesto la pregunta de un lector sobre un tema muy importante para la comunidad inmigrante: el uso indebido de consultores de inmigración para asesoría legal.

Fui a un consultor de inmigración en Los Ángeles que prometió ayudarme a arreglar mis papeles. Le pagué miles de dólares pero al final no me arregló nada. Siento que me estafó. ¿Cómo puedo denunciarlo? -Cristina S.

En Estados Unidos solamente un abogado con licencia o un representante acreditado por el gobierno federal puede dar consejos legales y representarlo en las cortes de inmigración o las oficinas del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS).

Un consultor de inmigración o notario público NO puede asesorarlo legalmente. Si lo hace, está violando la ley. Por ejemplo, un consultor de inmigración no puede entrevistarlo y luego decirle qué tiene que hacer legalmente y qué formularios tiene que completar.

Un consultor de inmigración solo puede llenar formularios bajo la instrucción de la persona que lo contrata. También puede traducir documentos, siempre y cuando esté capacitado para hacerlo, y asistirle a encontrar un representante legal.

Todos los consultores de inmigración deben presentar una fianza de 50,000 dólares con la Secretaria de Estado de California. Si no lo hace, estará sujeto a cargos criminales. Esta fianza es para el beneficio de cualquier persona perjudicada por un fraude u otros actos ilícitos. Usted debe pedir ver una prueba de esta fianza. Si el consultor de inmigración se rehusa a mostrársela o no la tiene, no use sus servicios. Busque a un profesional legal autorizado que lo ayude.

Antes de realizar cualquier trabajo, por ley, los consultores de inmigración deben firmar un contrato con el cliente que detalle todos los servicios que realizará y su costo total. Este contrato debe ser aprobado por el estado de California. La ley exige que el contrato esté escrito en inglés y su idioma nativo. Usted tiene el derecho de cancelar el contrato por cualquier razón en el plazo de tres días y recibir un reembolso completo.

Es ilegal que un consultor de inmigración use los términos “notario” o “licenciado” o hacerse pasar como un abogado.

Si fue víctima de un notario o consultor de inmigración, presente una queja lo antes posible en el departamento de la policía. Además, notifique a la Oficina de Ayuda al Inmigrante del Departamento de Justicia de California, llamando al 1-888-587-0557.