Ayer el Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos anunció una propuesta para modificar el proceso de obtener un perdón (waiver) bajo la “ley del castigo”.  Este cambio podría ayudar a miles de ciudadanos norteamericanos que tienen familiares inmediatos indocumentados – padres, esposos e hijos solteros menores de 21 años – cuando soliciten la residencia permanente.

Bajo la nueva propuesta se les permitiría a los familiares inmediatos indocumentados de ciudadanos que realizan el trámite para la residencia permanente presentar la solicitud para el perdón a la ley del castigo y enterarse si será aprobada antes de salir de los Estados Unidos.  Esto reduciría el tiempo de separación familiar mientras se realiza el trámite.

Si la propuesta llega aprobarse, funcionaría de la siguiente manera: El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS) examinaría el caso.  Si lo considera válido, concedería un perdón provisional.  Luego, el familiar indocumentado tendrá que cumplir con el requisito de viajar a su país natal y ser entrevistado por un oficial consular.  Si no se detectan problemas, confirmarán el permiso y la persona podría regresar a los EE.UU. con una visa de inmigrante.

Al menos que estén cubiertos por la ley 245(i), padres, esposos o hijos solteros menores de 21 años extranjeros de ciudadanos estadounidenses que entraron ilegalmente al país y que actualmente están indocumentados, son elegibles para pedir la residencia permanente, pero deben salir del país para ir a buscar la visa en su país de origen.  El problema es que si estuvieron ilegalmente en el país, están sujetos a la “ley del castigo” que les prohíbe el reingreso a los Estados Unidos por un período de entre 3 a 10 años.  Existen excepciones.

El gobierno puede otorgar un perdón, conocido como “waiver” si el ciudadano demuestra que la separación de su familiar le ocasionaría un “perjuicio extremo”, sea económico, de salud o humanitario, entre otros.

Lamentablemente, la nueva propuesta sólo beneficiara a familiares inmediatos de ciudadanos, no de residentes permanentes.  Además, para que el familiar indocumentado califique para presentar la solicitud del perdón provisional dentro del país, no puede tener ninguna otra falta que lo haga inadmisible para emigrar a los Estados Unidos.

Todos los que no califiquen para el perdón provisional tienen que viajar fuera del país para solicitar la residencia permanente y pedir un perdón para reingresar a los EE.UU.

En el año fiscal 2011, el gobierno recibió 485.000 peticiones de ciudadanos estadounidenses a favor de sus familiares inmediatos y 23.000 solicitudes para perdones.

Según informes del gobierno, la intención es implementar esta nueva medida rápidamente, posiblemente durante este año fiscal.  Como aún no entra en vigor, no envíe ninguna solicitud pidiendo un perdón provisional ya que el USCIS le regresará sus documentos sin procesarlos.

Por favor consulte con un abogado de inmigración antes de comenzar el trámite para la residencia permanente para estar seguro que llena todos los requisitos.