La ley de inmigración de los Estados Unidos es muy compleja.  Por eso se recomienda buscar ayuda profesional para sus trámites migratorios. Antes de contratar a un proveedor de servicios de inmigración, es importante verificar sus credenciales.

En caso de ser un abogado, pida ver su licencia vigente.  Escriba la información de la licencia y comuníquese con la oficina de admisión del colegio de abogados del estado donde el abogado tenga su licencia para comprobar que sea auténtica.

En caso de un representante autorizado, la persona debe trabajar para una organización que esté autorizada por la Junta de Apelaciones de Inmigración para ofrecer asesoramiento legal. Pídale que le muestre la orden de la junta que le permite ayudar a personas con solicitudes o peticiones de inmigración.  Escriba la información para comprobar su veracidad.

Es muy importante recalcar que en Estados Unidos un notario público no es un abogado y por lo tanto no tiene licencia para ejercer derecho de inmigración. Así que por favor, no acudan a notarios públicos para hacer sus trámites migratorios.

¡Acata estos consejos y pronto alcanzaras el sueño americano!